¿Qué debe usted saber y hacer?

El envejecimiento nos afecta a todos. Es simplemente un paso más en el camino de la vida. Sin embargo, las lesiones de la médula espinal pueden acelerar este proceso. Además, otros problemas de salud se pueden hacer más frecuentes con la edad. Esta información puede servirle para cuidar la salud y atender la lesión de la médula espinal a medida que envejece. Además, le explicará la importancia de llevar una vida sana después de la lesión, que consiste en:

  • Enterarse de los problemas que pueden presentar al envejecer las personas con lesiones de la médula espinal, y las enfermedades que a menudo se asocian con la lesión (enfermedades "secundarias").
  • Poner en práctica una serie de hábitos de cuidados personales que disminuyan los problemas de salud.
  • Decidir qué le ayudará a tener una buena calidad de vida y buscar ayuda cuando la necesite.
  • Tomar consciencia de ciertos factores del entorno y de cómo superar los obstáculos.
  • Cooperar con el médico y con los demás profesionales de la salud para reconocer situaciones que podrían convertirse en problemas.
  • Ir a chequeos médicos habituales y seguir aprendiendo de las investigaciones.

¿Por qué el envejecimiento es un tema importante para las personas que tienen una lesión de la médula espinal?

El cuerpo humano se hace más lento a medida que envejece. Muchas cosas que eran fáciles se hacen más difíciles con la edad. Eso nos sucede a todos, incluso a las personas que tienen una lesión de la médula espinal. Hoy en día estas personas tienen una vida más larga porque reciben una atención médica mejor. A medida que usted envejece, podría presentar problemas de salud que no tenía cuando era más joven. Los problemas "crónicos" de salud son los que duran seis meses o más y requieren atención médica continua. Es posible que restrinjan las actividades cotidianas. Pueden deberse a problemas frecuentes relacionados con la edad, como la artritis, que afecta a muchos adultos en la edad madura y la vejez. Algunas enfermedades crónicas pueden tener relación con la lesión de la médula espinal. Si es así, se les llama "enfermedades secundarias". Los problemas nuevos de salud pueden:

  • suceder con más frecuencia al envejecer si se tienen discapacidades físicas;
  • deberse a complicaciones de la lesión de la médula espinal o su tratamiento;
  • ser consecuencia de la sobrecarga, la subutilización o el uso incorrecto de una parte del cuerpo, como en el caso del dolor de hombros causado por impulsar la silla de ruedas;
  • surgir por conductas relacionadas con el modo de vida y por factores del entorno, por ejemplo, por opciones limitadas de transporte o por menos oportunidades de participar en actividades recreativas.

Las investigaciones realizadas en los últimos 20 años nos han enseñado mucho:

  1. Las personas con lesiones de la médula espinal muestran signos de envejecimiento más pronto que quienes no las tienen. Es posible que varios sistemas y aparatos del cuerpo no funcionen tan bien como los de otras personas de la misma edad que no tienen estas lesiones. El envejecimiento prematuro de las personas que tienen lesiones de la médula espinal tiene más probabilidades de afectar el sistema osteomuscular (los músculos y los huesos), las glándulas endocrinas y el aparato cardiovascular (el corazón y los vasos sanguíneos).
  2. Las personas con lesiones de la médula espinal tienen más probabilidades de tener dolor crónico, debilitamiento de los huesos, úlceras por presión, y cálculos de los riñones y la vejiga urinaria que las personas de la población en general.

Cambios que se presentan en el organismo por el envejecimiento

Algunos sistemas y aparatos del cuerpo humano pierden la funcionalidad con la edad. El grado de pérdida varía de una persona a otra. El envejecimiento después de una lesión de la médula espinal se basa en varios factores, como:

  • la gravedad de la lesión y el nivel al cual se encuentra;
  • la edad en el momento de la lesión;
  • los antecedentes médicos familiares;
  • las conductas relacionadas con el modo de vida (como el grado de actividad, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la alimentación);
  • el acceso a servicios de la comunidad y a fuentes de apoyo social.

Un síntoma o cambio en una situación de salud se puede deber al envejecimiento normal o indicar un problema. Consulte con el médico para determinar de qué se trata. En el siguiente cuadro se explican los cambios corporales que se deben al envejecimiento normal y con una lesión de la médula espinal. También le damos ideas sobre cómo reducir la aparición de enfermedades secundarias y envejecer bien.

Sentimientos y emociones

Por lo general, las personas que están envejeciendo viven una vida plena y placentera sin sufrir problemas emocionales importantes. De hecho, la mayoría de los adultos mayores, con o sin lesiones de la médula espinal, son resistentes y se adaptan bien a los cambios que hay en sus capacidades físicas. Además, tienen mejores relaciones con sus seres queridos, aprecian más la vida y tienen distintas prioridades.

Si usted envejece con una lesión de la médula espinal, el médico desempeñará un papel importante en su vida. Vaya a chequeos con regularidad. Háblele de sus emociones y de su independencia física. Los niveles altos de ansiedad, la depresión y el estrés no son componentes normales de la vejez. Hable con el médico o con un asesor psicológico si se preocupa con frecuencia, pierde interés en las cosas o no las disfruta, o se siente deprimido la mayor parte del día.

Las claves para tener una vejez satisfactoria

Todos envejecemos: es una parte natural de la vida. Las decisiones que usted tome a medida que envejece con una lesión de la médula espinal son tan importantes como los sucesos anteriores que haya vivido, como participar en la rehabilitación inicial, volver al trabajo, forjar relaciones con otras personas y participar en las actividades de la vida. Para que pueda hacer frente a los cambios a medida que pasan los años, mantenga una actitud positiva y vaya al médico con regularidad.

Tener una vejez satisfactoria con una lesión de la médula espinal significa mantener la salud física y la independencia en la medida de lo posible. También significa adaptarse a nuevas limitaciones, mantener la salud emocional y participar en actividades que sean importantes y tengan sentido para usted.

Para tener una vejez satisfactoria con una lesión de la médula espinal:

  • No tema modificar la forma en que realiza algunas actividades (por ejemplo, hacer cambios en su alimentación) si es necesario.
  • Use de manera adecuada los equipos de adaptación que le permiten realizar las tareas diarias, como sillas de ruedas, camas especiales, cojines y dispositivos ortopédicos.
  • Pida ayuda a otras personas cuando lo necesite, pero mantenga un grado constante de independencia. Incluso mientras envejece con la lesión, la independencia mental sigue siendo un objetivo realista. Puede seguir tomando decisiones y dirigiendo asuntos relacionados con la salud y la atención que necesita, como contratar, capacitar y despedir a sus ayudantes.
  • Si es posible, busque una vivienda de más fácil acceso.
  • Participe en actividades sociales que usted valore.

Para mantener una actitud positiva:

  • Manténgase en comunicación con otras personas.
  • Realice actividades físicas con regularidad.
  • Participe en actividades agradables.
  • Aprenda cosas nuevas.
  • Ofrézcase de voluntario o busque los servicios y el apoyo de organizaciones comunitarias, como centros de promoción de la vida independiente, centros de recursos para personas ancianas y discapacitadas, y organizaciones religiosas.

Mantenerse en buen estado de salud física es otra forma de envejecer de manera satisfactoria. El médico desempeña un papel esencial en este proceso. Vaya a chequeos periódicos. Colabore con el médico y con el asesor psicológico para detectar y tratar posibles enfermedades y problemas. Continúe aprendiendo de las investigaciones. Siga un plan de salud a medida que pasan los años. Lea las siguientes recomendaciones sobre los cuidados que podría necesitar y coméntelas con el médico.

Autores

La hoja informativa "Qué debe saber acerca del envejecimiento y de las lesiones de la médula espinal" (Things to Know About Aging and Spinal Cord Injury) fue preparada por el grupo de interés especial en el envejecimiento (SCI Aging Special Interest Group) de los Sistemas Modelo de Lesiones de la Médula Espinal en colaboración con el Model Systems Knowledge Translation Center y con investigadores del Healthy Aging Rehabilitation and Research Training Center de la University of Washington.

 

Fuente: La información de salud de esta hoja se basa en resultados de investigaciones y en el consenso profesional y ha sido revisada y aprobada por un equipo editorial de expertos de los Sistemas Modelo de Lesiones de la Médula Espinal (Spinal Cord Injury Model Systems).

Descargo de responsabilidad: La presente información no tiene por objeto reemplazar los consejos de un profesional médico. Consulte a su profesional de la salud sobre tratamientos o cuestiones médicas específicas. El contenido de esta hoja informativa se preparó gracias a la subvención 90DP0082 del Instituto Nacional para la Investigación sobre Discapacidad, Vida Independiente y Rehabilitación (NIDILRR). El NIDILRR es uno de los centros de la Administración para la Vida en Comunidad (ACL) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). Sin embargo, este contenido no representa necesariamente las pautas del NIDILRR, la ACL ni el HHS y usted no debe suponer que cuenta con la aprobación del gobierno federal.

© 2018 Model Systems Knowledge Translation Center (MSKTC). Puede reproducirse y distribuirse libremente si se mencionan las fuentes pertinentes. Debe obtenerse permiso para su inclusión en materiales por los que se cobre una cuota.

Help us improve MSKTC content and our website!

Suggest a topic, leave a comment or share your thoughts.

Keep up on Model
Systems news!

Sign up for our monthly newsletter!